Tratamientos de adicciones

Ahondamos en los tipos de tratamientos disponibles, como terapia individual, terapia grupal, desintoxicación, etc

Tratamiento para dejar el tabaco en Madrid
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

Dejar el Tabaco

Dejar el TABACO El tabaquismo es la adicción que más muertes por consumo directo causa en el mundo y las formas de lidiar con esta pandemia abarcan desde la tolerancia hasta la ilegalización. Ya en el 2021, los datos de la  Organización Mundial de la Salud (OMS) indicaban  que  alrededor de 7 millones de personas continúan muriendo cada año como consecuencia directa de su consumo. Hay que sumar otro millón de fallecimientos como consecuencia de la inhalación involuntaria del humo ajeno. Solamente estas muertes por inhalación del humo ajeno representan el doble del total de muertes por sobredosis. CONTACTA SIN COMPROMISO ‘Las estrategias que han funcionado’ Hay dos líneas fundamentales de acción en esta área: 1) no comenzar a fumar y 2) dejar de fumar, que incluye mantener la abstinencia y prevenir recaídas. Si se deja a tiempo, nuestras células pulmonares pueden reparar el daño causado por el consumo de tabaco. La OMS ha diseñado una estrategia para desincentivar el consumo de tabaco. Se trata de la combinación de un grupo de políticas. Son escasos los países donde se aplican todas, la mayoría solo combina algunas y otros hacen caso omiso de las mismas. La primera política se trata de generar conciencia en la población de que el humo ajeno enferma y mata por inhalación involuntaria. Es decir, que el tabaquismo no es solo un problema para aquel que fuma, sino para todo el que se encuentra cerca. En este sentido, se ha visto que las advertencias sanitarias gráficas no tienen un efecto directo sobre el fumador, pero sí le ayudan a crear conciencia del efecto de su conducta para otras personas. Por tanto, las advertencias sanitarias que aparecen en las cajetillas se convierten en una útil herramienta para generar conciencia. Otra estrategia consiste en prohibir la publicidad del tabaco. Esta prohibición debe aplicarse tanto a la promoción directa como a la indirecta. Por promoción directa se entiende la publicidad que se publica en los distintos medios de comunicación (prensa, radio, Tv, carteles, redes sociales). Por su parte, la promoción indirecta es más amplia y sutil. En este punto entran desde rebajas al precio del producto hasta el patrocinio de equipos deportivos o personas. La lista es muy larga para desarrollarla en un solo post. Los impuestos son otra medida que se considera la más eficaz para reducir el consumo de tabaco. Por ejemplo, se ha observado que un incremento de un 10% al precio del tabaco reduce un 5% el consumo. El incremento de los impuestos sirve de barrera de contención sobre todo a personas de bajos ingresos para no comenzar o una motivación para dejarlo. No es poca cosa, pues el 80% de los consumidores viven en países con ingresos medianos o bajos. ‘DECIR ADIÓS AL TABACO’ Si deseamos dejar de fumar, existen varias estrategias que podemos intentar llevar a cabo.  Establece una fecha para dejar de fumar, cambia de hábitos y establece nuevas rutinas que te ayuden a gestionar el estrés, evita mantener en tu entorno cualquier objeto que te recuerde al tabaco y si lo necesitas, busca apoyo y ayuda profesional. Acudir a terapia puede ayudarte a acabar con la adicción al tabaco.  Recuerda que dejar de fumar es un proceso gradual y personal. Persiste en tus esfuerzos y busca ayuda cuando la necesites.

Tratamiento para la adicción al sexo en Madrid
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

Tratamiento de la adicción al sexo

Tratamiento de la adicción al sexo o Hipersexualidad Hablar sobre la hipersexualidad no es una tarea sencilla. Principalmente porque la sexualidad es una conducta funcional que se nutre de factores individuales, sociales, culturales, étnicos o religiosos por solo considerar los más relevantes. Por tanto, lo que es excesivo e inapropiado para una cultura, puede no serlo para otra. La sexualidad carga sus propios estigmas según la cultura o la época. Tomemos el ejemplo de la ninfomanía. En el siglo XIX era usado para diagnosticar una patología en mujeres que mostraban un deseo sexual “excesivo”.   CONTACTA SIN COMPROMISO ‘CUANDO EL SEXO SE VUELVE UNA ADICCIÓN ‘ El problema radica en que la adicción al sexo no necesariamente implica una disfunción sexual o comportamientos parafílicos. Muchos expertos consideran que el punto crítico es el malestar generado por patrones recurrentes de encuentros sexuales con múltiples personas, percibidas como simples medios para satisfacer un deseo personal. Esta analogía entre la adicción al sexo y el consumo de sustancias es esclarecedora. Al igual que algunos consumen sustancias, quienes sufren de hipersexualidad buscan satisfacer compulsivamente sus impulsos sexuales. A continuación, exploraremos los criterios utilizados para diagnosticar este trastorno. ‘Criterios diagnósticos’ Para ser diagnosticado con un trastorno hipersexual la persona debe, en primer lugar, tener durante un período mayor a seis meses, recurrentes e intensas fantasías, deseos, impulsos o conductas sexuales relacionados con al menos tres de los siguientes indicadores:     El tiempo que consumen estas conductas, impulsos, deseos o fantasías, interfieren con otras metas, obligaciones y actividades no relacionadas con el sexo y que se consideran importantes para el desempeño cotidiano de la persona. Utilizar repetitivamente estas conductas, impulsos, deseos o fantasías para gestionar la frustración o las emociones negativas como la ansiedad, la tristeza, el aburrimiento o la irritabilidad. Utilizar repetitivamente estas conductas, impulsos, deseos o fantasías como medio de afrontamiento al estrés y las preocupaciones. Intentos repetidos e ineficaces de controlar o reducir estas conductas, impulsos, deseos o fantasías. Participar de forma reiterada estas conductas sin tener en cuenta el daño físico o emocional que se provoca a sí mismo o a otros. Otro criterio diagnóstico lo constituye la presencia de un malestar emocional clínicamente significativo y/o dificultades en otras áreas del funcionamiento cotidiano del individuo como los estudios, el trabajo, las relaciones o la familia. Todo esto en relación, por supuesto, con estas conductas, impulsos, deseos o fantasías sexuales. Por último, este cuadro clínico no está directamente relacionados con el consumo de una sustancia externa como alcohol, drogas o medicación. Las conductas sexuales más reportadas suelen ser masturbación, consumo de pornografía, relaciones sexuales consentidas (incluye uso de prostitución), cibersexo, sexo telefónico o frecuentar clubes de estriptis. Muchas personas reportan la combinación de varias conductas.  ‘SÍNTOMAS DE LA ADICCIÓN AL SEXO’ Cuando la masturbación se torna compulsiva De acuerdo con numerosos estudios, la masturbación compulsiva es el problema más referido por las personas que reúnen los criterios para ser diagnosticado con un trastorno hipersexual. No obstante, debo aclarar que la masturbación es una conducta sexual completamente funcional y saludable. El problema es que ha sido estigmatizada durante casi toda la historia y aun es censurada por muchas personas y culturas. Alrededor del 97% de los hombres y el 80% de las mujeres reconocen haberse masturbado. El 70% de las personas casadas (hombres y mujeres) reconocen que lo hacen con cierta frecuencia. Obviamente, no es a este tipo de masturbación al que me referiré en este epígrafe. En este caso me refiero a un impulso que a la persona afectada le es casi imposible de contener y que afecta su desempeño en diversas áreas. Es decir, la persona deja de realizar actividades que son importantes para masturbarse. Aunque la masturbación se potencia con el consumo de pornografía, no necesariamente tiene que darse ligado al mismo. Este impulso también puede aparecer en los lugares menos adecuados como puede ser estando estacionado en el coche o en el trabajo. Un consumo de pornografía preocupante El acceso a contenido pornográfico gratuito está prácticamente masificado a través de Internet. Tanto que la educación sexual de muchos jóvenes se realiza mediante la pornografía. Ello los lleva a creer que muchas escenas extremas que ven en la red son las prácticas que deben imitar. Les parecen lo más normal, cuando realmente no lo son. Un uso esporádico de pornografía como estímulo para la masturbación no suele constituir una dificultad. El problema viene cuando la cantidad de horas que se emplea para visualizar estos contenidos afecta el desempeño diario de las personas y a sus relaciones. En este punto los criterios de tolerancia no solo vienen dados por la cantidad de horas que se emplean para ver pornografía, sino en los contenidos a los que se accede. Suele ocurrir que los usuarios se aburran del sexo “normal” y busquen materiales con prácticas cada vez más “osadas” o lesivas para sus practicantes. El consumo de pornografía tiene sus riesgos, porque muchos usuarios buscan contenido de tipo parafílico en la medida que se incrementan los niveles de tolerancia a la pornografía. Dicho de forma más clara, se buscan escenas con menores o relaciones no consentidas con adultos que también impliquen sufrimiento y humillación. Promiscuidad en las relaciones sexuales consentidas con otros adultos Los criterios son los mismos que para las anteriores. El problema no radica en tener relaciones sexuales con otros adultos, dado que son consentidas. El problema viene dado por la frecuencia, el tipo de prácticas, la promiscuidad y la ausencia de vínculo con el otro. Como decía al inicio del post la otra persona es tratada como un mero objeto mediante el que se satisface una necesidad. La relación está vacía de conexión o espiritualidad. El caso más claro es cuando se recurre compulsivamente al consumo de prostitución para satisfacer determinadas fantasías o impulsos. Otro caso que llama la atención es cuando la persona con una conducta hipersexual busca compulsivamente relaciones extramatrimoniales. Muchas de estos encuentros suelen llevarse a cabo sin protección. Cibersexo y sexo telefónico El cibersexo se

Los trastornos de la personalidad son patrones duraderos de experiencia y comportamiento internos que se desvían notablemente de las expectativas culturales.
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

Trastornos de la Personalidad y Adicciones: ¿Cuál es la Relación?

Trastornos de la Personalidad y Adicciones: ¿Cuál es la Relación? Los trastornos de la personalidad son patrones duraderos de experiencia y comportamiento internos que se desvían notablemente de las expectativas culturales. Estos trastornos comienzan en la adolescencia o en la adultez temprana, son estables a lo largo del tiempo y conducen al malestar emocional o al deterioro de la persona. Esto nos lleva a explorar la relación entre trastornos de la personalidad y adicciones.   CONTACTA SIN COMPROMISO ‘La Conexión entre Trastornos de la Personalidad y Adicciones’ Los trastornos de la personalidad pueden afectar diferentes esferas como la cognición, la emotividad, el funcionamiento interpersonal o el control de impulsos. Muchas veces, estos comportamientos son percibidos como adecuados por quien los padece, ya que están en sintonía con su estructura del yo. ‘Trastornos de la Personalidad y Consumo de Sustancias’ Las personas con trastornos de la personalidad tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar trastornos por consumo de sustancias. Por ejemplo, el riesgo de trastorno por consumo de alcohol se multiplica por cinco y por consumo de drogas se multiplica por doce.          Clasificación de los Trastornos de la Personalidad Grupo A: Raros o excéntricos (trastornos paranoide, esquizoide y esquizotípico). Grupo B: Dramáticos, emocionales o erráticos (trastornos antisocial, límite, histriónico y narcisista). Grupo C: Ansiosos o temerosos (trastornos evitador, dependiente y obsesivo-compulsivo). ‘Adicciones Comportamentales y Trastornos de la Personalidad’ Adicción al Juego Un estudio de la OMS encontró que alrededor del 6% de los jugadores patológicos padecen algún tipo de trastorno de la personalidad, predominando los diagnósticos de los grupos A y C. Adicción a Internet No existe un grupo de trastornos de la personalidad predominante entre las personas con adicción a Internet, aunque los chicos tienden a mostrar trastornos del grupo C. Los usuarios de peor pronóstico son aquellos con trastornos del grupo B. Adicción al Cannabis y Alcohol:  Consumo de Cannabis: Mayor número de personas con trastorno esquizotípico de la personalidad. Consumo de Alcohol: Representantes de cada grupo, con trastornos paranoide, límite, narcisista y obsesivo-compulsivo. Los trastornos de la personalidad pueden definirse como patrones duraderos de experiencia y comportamiento internos que se desvían notablemente de las expectativas culturales. Estos trastornos se dividen en tres grandes grupos: A) raros o excéntricos; B) dramáticos, emocionales o erráticos; y C) ansiosos o temerosos. El grupo B muestra la mayor relación con el consumo de sustancias, especialmente los trastornos límite y antisocial de personalidad. En cuanto a las adicciones comportamentales, la presencia de trastornos de personalidad es alta y varía según el comportamiento, desde el 6% en la ludopatía hasta el 30% en la adicción a las compras.    

Antes las adicciones a sustancias como al alcohol, heroína o cocaína eran las más habituales. Actualmente, han irrumpido con mucha fuerza otras adicciones comportamentales como la adicción a las nuevas tecnologías, al juego y a los videojuegos.
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

La normalización del consumo de ciertas sustancias enmascara el problema

La normalización del consumo de ciertas sustancias enmascara el problema de la adicción CONTACTA SIN COMPROMISO ‘Evolución de las Adicciones: De Sustancias a Comportamientos’ Tradicionalmente, las adicciones a sustancias como el alcohol, la heroína y la cocaína eran las más comunes. Sin embargo, actualmente han surgido con fuerza otras adicciones comportamentales, como la adicción a las nuevas tecnologías, al juego y a los videojuegos.   ‘Aumento en el Consumo de Sustancias’ En cuanto a las sustancias, observamos un incremento en el consumo de cannabis, especialmente entre los jóvenes, así como de opiáceos y benzodiacepinas. Aunque las benzodiacepinas son prescritas por médicos, se ha visto un abuso significativo de estas sustancias. Muchas personas a quienes se les han recetado tranquilizantes desarrollan una gran dependencia, ya que estas sustancias crean tolerancia. Es decir, para conseguir el mismo efecto tras un uso prolongado, se necesita aumentar la dosis.   ‘Reinserción y Apoyo Continuo’ La adicción es una enfermedad crónica que se puede detener si se interrumpe el consumo, pero una recaída puede reactivar la obsesión y la compulsión. Existen personalidades adictivas donde la obsesión puede cambiar de una sustancia a otra o de un comportamiento a otro. En Clínica Recal, seguimos el modelo Minnesota, que profesionaliza el programa de 12 pasos, utilizado con gran éxito en todo el mundo. Este modelo se basa en la abstinencia total de todas las sustancias que alteran el estado de ánimo y se enfoca no solo en dejar de consumir, sino en mejorar la calidad de vida del paciente Después de superar la adicción activa, los mayores desafíos están relacionados con la reinserción en la vida cotidiana. Para abordar esto, Clínica Recal cuenta con dos pisos que llamamos «de medio camino» y mantiene convenios con diversas instituciones para facilitar la reinserción de los pacientes. En Clínica Recal, nos comprometemos a proporcionar un tratamiento integral que no solo se centra en la abstinencia, sino también en la reintegración exitosa y el bienestar general de nuestros pacientes.

Scroll al inicio