Las adicciones

Las adicciones y sus consecuencias.

Tratamiento para dejar el tabaco en Madrid
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

Dejar el Tabaco

Dejar el TABACO El tabaquismo es la adicción que más muertes por consumo directo causa en el mundo y las formas de lidiar con esta pandemia abarcan desde la tolerancia hasta la ilegalización. Ya en el 2021, los datos de la  Organización Mundial de la Salud (OMS) indicaban  que  alrededor de 7 millones de personas continúan muriendo cada año como consecuencia directa de su consumo. Hay que sumar otro millón de fallecimientos como consecuencia de la inhalación involuntaria del humo ajeno. Solamente estas muertes por inhalación del humo ajeno representan el doble del total de muertes por sobredosis. CONTACTA SIN COMPROMISO ‘Las estrategias que han funcionado’ Hay dos líneas fundamentales de acción en esta área: 1) no comenzar a fumar y 2) dejar de fumar, que incluye mantener la abstinencia y prevenir recaídas. Si se deja a tiempo, nuestras células pulmonares pueden reparar el daño causado por el consumo de tabaco. La OMS ha diseñado una estrategia para desincentivar el consumo de tabaco. Se trata de la combinación de un grupo de políticas. Son escasos los países donde se aplican todas, la mayoría solo combina algunas y otros hacen caso omiso de las mismas. La primera política se trata de generar conciencia en la población de que el humo ajeno enferma y mata por inhalación involuntaria. Es decir, que el tabaquismo no es solo un problema para aquel que fuma, sino para todo el que se encuentra cerca. En este sentido, se ha visto que las advertencias sanitarias gráficas no tienen un efecto directo sobre el fumador, pero sí le ayudan a crear conciencia del efecto de su conducta para otras personas. Por tanto, las advertencias sanitarias que aparecen en las cajetillas se convierten en una útil herramienta para generar conciencia. Otra estrategia consiste en prohibir la publicidad del tabaco. Esta prohibición debe aplicarse tanto a la promoción directa como a la indirecta. Por promoción directa se entiende la publicidad que se publica en los distintos medios de comunicación (prensa, radio, Tv, carteles, redes sociales). Por su parte, la promoción indirecta es más amplia y sutil. En este punto entran desde rebajas al precio del producto hasta el patrocinio de equipos deportivos o personas. La lista es muy larga para desarrollarla en un solo post. Los impuestos son otra medida que se considera la más eficaz para reducir el consumo de tabaco. Por ejemplo, se ha observado que un incremento de un 10% al precio del tabaco reduce un 5% el consumo. El incremento de los impuestos sirve de barrera de contención sobre todo a personas de bajos ingresos para no comenzar o una motivación para dejarlo. No es poca cosa, pues el 80% de los consumidores viven en países con ingresos medianos o bajos. ‘DECIR ADIÓS AL TABACO’ Si deseamos dejar de fumar, existen varias estrategias que podemos intentar llevar a cabo.  Establece una fecha para dejar de fumar, cambia de hábitos y establece nuevas rutinas que te ayuden a gestionar el estrés, evita mantener en tu entorno cualquier objeto que te recuerde al tabaco y si lo necesitas, busca apoyo y ayuda profesional. Acudir a terapia puede ayudarte a acabar con la adicción al tabaco.  Recuerda que dejar de fumar es un proceso gradual y personal. Persiste en tus esfuerzos y busca ayuda cuando la necesites.

Tratamiento para la adicción al sexo en Madrid
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

Tratamiento de la adicción al sexo

Tratamiento de la adicción al sexo o Hipersexualidad Hablar sobre la hipersexualidad no es una tarea sencilla. Principalmente porque la sexualidad es una conducta funcional que se nutre de factores individuales, sociales, culturales, étnicos o religiosos por solo considerar los más relevantes. Por tanto, lo que es excesivo e inapropiado para una cultura, puede no serlo para otra. La sexualidad carga sus propios estigmas según la cultura o la época. Tomemos el ejemplo de la ninfomanía. En el siglo XIX era usado para diagnosticar una patología en mujeres que mostraban un deseo sexual “excesivo”.   CONTACTA SIN COMPROMISO ‘CUANDO EL SEXO SE VUELVE UNA ADICCIÓN ‘ El problema radica en que la adicción al sexo no necesariamente implica una disfunción sexual o comportamientos parafílicos. Muchos expertos consideran que el punto crítico es el malestar generado por patrones recurrentes de encuentros sexuales con múltiples personas, percibidas como simples medios para satisfacer un deseo personal. Esta analogía entre la adicción al sexo y el consumo de sustancias es esclarecedora. Al igual que algunos consumen sustancias, quienes sufren de hipersexualidad buscan satisfacer compulsivamente sus impulsos sexuales. A continuación, exploraremos los criterios utilizados para diagnosticar este trastorno. ‘Criterios diagnósticos’ Para ser diagnosticado con un trastorno hipersexual la persona debe, en primer lugar, tener durante un período mayor a seis meses, recurrentes e intensas fantasías, deseos, impulsos o conductas sexuales relacionados con al menos tres de los siguientes indicadores:     El tiempo que consumen estas conductas, impulsos, deseos o fantasías, interfieren con otras metas, obligaciones y actividades no relacionadas con el sexo y que se consideran importantes para el desempeño cotidiano de la persona. Utilizar repetitivamente estas conductas, impulsos, deseos o fantasías para gestionar la frustración o las emociones negativas como la ansiedad, la tristeza, el aburrimiento o la irritabilidad. Utilizar repetitivamente estas conductas, impulsos, deseos o fantasías como medio de afrontamiento al estrés y las preocupaciones. Intentos repetidos e ineficaces de controlar o reducir estas conductas, impulsos, deseos o fantasías. Participar de forma reiterada estas conductas sin tener en cuenta el daño físico o emocional que se provoca a sí mismo o a otros. Otro criterio diagnóstico lo constituye la presencia de un malestar emocional clínicamente significativo y/o dificultades en otras áreas del funcionamiento cotidiano del individuo como los estudios, el trabajo, las relaciones o la familia. Todo esto en relación, por supuesto, con estas conductas, impulsos, deseos o fantasías sexuales. Por último, este cuadro clínico no está directamente relacionados con el consumo de una sustancia externa como alcohol, drogas o medicación. Las conductas sexuales más reportadas suelen ser masturbación, consumo de pornografía, relaciones sexuales consentidas (incluye uso de prostitución), cibersexo, sexo telefónico o frecuentar clubes de estriptis. Muchas personas reportan la combinación de varias conductas.  ‘SÍNTOMAS DE LA ADICCIÓN AL SEXO’ Cuando la masturbación se torna compulsiva De acuerdo con numerosos estudios, la masturbación compulsiva es el problema más referido por las personas que reúnen los criterios para ser diagnosticado con un trastorno hipersexual. No obstante, debo aclarar que la masturbación es una conducta sexual completamente funcional y saludable. El problema es que ha sido estigmatizada durante casi toda la historia y aun es censurada por muchas personas y culturas. Alrededor del 97% de los hombres y el 80% de las mujeres reconocen haberse masturbado. El 70% de las personas casadas (hombres y mujeres) reconocen que lo hacen con cierta frecuencia. Obviamente, no es a este tipo de masturbación al que me referiré en este epígrafe. En este caso me refiero a un impulso que a la persona afectada le es casi imposible de contener y que afecta su desempeño en diversas áreas. Es decir, la persona deja de realizar actividades que son importantes para masturbarse. Aunque la masturbación se potencia con el consumo de pornografía, no necesariamente tiene que darse ligado al mismo. Este impulso también puede aparecer en los lugares menos adecuados como puede ser estando estacionado en el coche o en el trabajo. Un consumo de pornografía preocupante El acceso a contenido pornográfico gratuito está prácticamente masificado a través de Internet. Tanto que la educación sexual de muchos jóvenes se realiza mediante la pornografía. Ello los lleva a creer que muchas escenas extremas que ven en la red son las prácticas que deben imitar. Les parecen lo más normal, cuando realmente no lo son. Un uso esporádico de pornografía como estímulo para la masturbación no suele constituir una dificultad. El problema viene cuando la cantidad de horas que se emplea para visualizar estos contenidos afecta el desempeño diario de las personas y a sus relaciones. En este punto los criterios de tolerancia no solo vienen dados por la cantidad de horas que se emplean para ver pornografía, sino en los contenidos a los que se accede. Suele ocurrir que los usuarios se aburran del sexo “normal” y busquen materiales con prácticas cada vez más “osadas” o lesivas para sus practicantes. El consumo de pornografía tiene sus riesgos, porque muchos usuarios buscan contenido de tipo parafílico en la medida que se incrementan los niveles de tolerancia a la pornografía. Dicho de forma más clara, se buscan escenas con menores o relaciones no consentidas con adultos que también impliquen sufrimiento y humillación. Promiscuidad en las relaciones sexuales consentidas con otros adultos Los criterios son los mismos que para las anteriores. El problema no radica en tener relaciones sexuales con otros adultos, dado que son consentidas. El problema viene dado por la frecuencia, el tipo de prácticas, la promiscuidad y la ausencia de vínculo con el otro. Como decía al inicio del post la otra persona es tratada como un mero objeto mediante el que se satisface una necesidad. La relación está vacía de conexión o espiritualidad. El caso más claro es cuando se recurre compulsivamente al consumo de prostitución para satisfacer determinadas fantasías o impulsos. Otro caso que llama la atención es cuando la persona con una conducta hipersexual busca compulsivamente relaciones extramatrimoniales. Muchas de estos encuentros suelen llevarse a cabo sin protección. Cibersexo y sexo telefónico El cibersexo se

Los trastornos de la personalidad son patrones duraderos de experiencia y comportamiento internos que se desvían notablemente de las expectativas culturales.
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

Trastornos de la Personalidad y Adicciones: ¿Cuál es la Relación?

Trastornos de la Personalidad y Adicciones: ¿Cuál es la Relación? Los trastornos de la personalidad son patrones duraderos de experiencia y comportamiento internos que se desvían notablemente de las expectativas culturales. Estos trastornos comienzan en la adolescencia o en la adultez temprana, son estables a lo largo del tiempo y conducen al malestar emocional o al deterioro de la persona. Esto nos lleva a explorar la relación entre trastornos de la personalidad y adicciones.   CONTACTA SIN COMPROMISO ‘La Conexión entre Trastornos de la Personalidad y Adicciones’ Los trastornos de la personalidad pueden afectar diferentes esferas como la cognición, la emotividad, el funcionamiento interpersonal o el control de impulsos. Muchas veces, estos comportamientos son percibidos como adecuados por quien los padece, ya que están en sintonía con su estructura del yo. ‘Trastornos de la Personalidad y Consumo de Sustancias’ Las personas con trastornos de la personalidad tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar trastornos por consumo de sustancias. Por ejemplo, el riesgo de trastorno por consumo de alcohol se multiplica por cinco y por consumo de drogas se multiplica por doce.          Clasificación de los Trastornos de la Personalidad Grupo A: Raros o excéntricos (trastornos paranoide, esquizoide y esquizotípico). Grupo B: Dramáticos, emocionales o erráticos (trastornos antisocial, límite, histriónico y narcisista). Grupo C: Ansiosos o temerosos (trastornos evitador, dependiente y obsesivo-compulsivo). ‘Adicciones Comportamentales y Trastornos de la Personalidad’ Adicción al Juego Un estudio de la OMS encontró que alrededor del 6% de los jugadores patológicos padecen algún tipo de trastorno de la personalidad, predominando los diagnósticos de los grupos A y C. Adicción a Internet No existe un grupo de trastornos de la personalidad predominante entre las personas con adicción a Internet, aunque los chicos tienden a mostrar trastornos del grupo C. Los usuarios de peor pronóstico son aquellos con trastornos del grupo B. Adicción al Cannabis y Alcohol:  Consumo de Cannabis: Mayor número de personas con trastorno esquizotípico de la personalidad. Consumo de Alcohol: Representantes de cada grupo, con trastornos paranoide, límite, narcisista y obsesivo-compulsivo. Los trastornos de la personalidad pueden definirse como patrones duraderos de experiencia y comportamiento internos que se desvían notablemente de las expectativas culturales. Estos trastornos se dividen en tres grandes grupos: A) raros o excéntricos; B) dramáticos, emocionales o erráticos; y C) ansiosos o temerosos. El grupo B muestra la mayor relación con el consumo de sustancias, especialmente los trastornos límite y antisocial de personalidad. En cuanto a las adicciones comportamentales, la presencia de trastornos de personalidad es alta y varía según el comportamiento, desde el 6% en la ludopatía hasta el 30% en la adicción a las compras.    

Antes las adicciones a sustancias como al alcohol, heroína o cocaína eran las más habituales. Actualmente, han irrumpido con mucha fuerza otras adicciones comportamentales como la adicción a las nuevas tecnologías, al juego y a los videojuegos.
Las adicciones, Tratamientos de adicciones

La normalización del consumo de ciertas sustancias enmascara el problema

La normalización del consumo de ciertas sustancias enmascara el problema de la adicción CONTACTA SIN COMPROMISO ‘Evolución de las Adicciones: De Sustancias a Comportamientos’ Tradicionalmente, las adicciones a sustancias como el alcohol, la heroína y la cocaína eran las más comunes. Sin embargo, actualmente han surgido con fuerza otras adicciones comportamentales, como la adicción a las nuevas tecnologías, al juego y a los videojuegos.   ‘Aumento en el Consumo de Sustancias’ En cuanto a las sustancias, observamos un incremento en el consumo de cannabis, especialmente entre los jóvenes, así como de opiáceos y benzodiacepinas. Aunque las benzodiacepinas son prescritas por médicos, se ha visto un abuso significativo de estas sustancias. Muchas personas a quienes se les han recetado tranquilizantes desarrollan una gran dependencia, ya que estas sustancias crean tolerancia. Es decir, para conseguir el mismo efecto tras un uso prolongado, se necesita aumentar la dosis.   ‘Reinserción y Apoyo Continuo’ La adicción es una enfermedad crónica que se puede detener si se interrumpe el consumo, pero una recaída puede reactivar la obsesión y la compulsión. Existen personalidades adictivas donde la obsesión puede cambiar de una sustancia a otra o de un comportamiento a otro. En Clínica Recal, seguimos el modelo Minnesota, que profesionaliza el programa de 12 pasos, utilizado con gran éxito en todo el mundo. Este modelo se basa en la abstinencia total de todas las sustancias que alteran el estado de ánimo y se enfoca no solo en dejar de consumir, sino en mejorar la calidad de vida del paciente Después de superar la adicción activa, los mayores desafíos están relacionados con la reinserción en la vida cotidiana. Para abordar esto, Clínica Recal cuenta con dos pisos que llamamos «de medio camino» y mantiene convenios con diversas instituciones para facilitar la reinserción de los pacientes. En Clínica Recal, nos comprometemos a proporcionar un tratamiento integral que no solo se centra en la abstinencia, sino también en la reintegración exitosa y el bienestar general de nuestros pacientes.

Actualmente, han irrumpido con mucha fuerza otras adicciones comportamentales como la adicción a las nuevas tecnologías, al juego y a los videojuegos.
Las adicciones, Recuperación y rehabilitación

La adicción al ejercicio: un problema poco conocido

La adicción al ejercicio: un problema poco reconocido La práctica compulsiva de ejercicio físico puede convertirse en una adicción. Pensemos en una persona que comienza a ejercitarse sistemáticamente para mejorar su salud y/o apariencia física. Esto es muy recomendable debido a los efectos positivos que tienen tanto la actividad física como el ejercicio sobre la salud física y mental.   La actividad física y el ejercicio son factores protectores para el manejo de numerosas enfermedades crónicas, la obesidad y el estrés. Sin embargo, como ocurre en nuestra relación con casi todo, el ejercicio resulta positivo en su justa medida. Un estudio realizado con más de un millón de personas nos ayuda a estimarla. Por ejemplo, tres sesiones de 45 minutos de deportes de equipo, carreras, ciclismo, gimnasio, natación o caminata reducen a más de la mitad los “días malos” reportados en un mes, en comparación con aquellos que no practican ejercicio. Además, puede reducir entre el 12% y el 22% la carga asociada a problemas de salud mental. CONTACTA SIN COMPROMISO ‘Pauta saludable para la práctica de ejercicio’ Si tuvieramos que sugerir una pauta saludable basada en el citado estudio, diría que tres o cuatro sesiones a la semana (45 minutos cada una) deberían ser suficientes. Estas cifras pueden variar según la edad, problemas de salud o entrenamiento deportivo. Debido a ello, resulta cuanto menos curioso hablar de la práctica sistemática del ejercicio físico como un problema. Sin embargo, esto ocurre cuando la actividad se convierte en un fin en sí mismo y reemplaza otras actividades importantes de la vida cotidiana.   ‘La pasión por el deporte: impulso y compulsión’ Este efecto positivo del ejercicio puede hacer que muchas personas lo incorporen a su estilo de vida como un fin en sí mismo. Sin embargo, la pasión tiene dos caras: una armoniosa y otra obsesiva. La pasión armoniosa está relacionada con las consecuencias positivas del ejercicio, mientras que la pasión obsesiva puede llevar a la dependencia. Un estudio publicado en el International Journal of Exercise Science reveló que las personas que se apasionan obsesivamente con el ejercicio tienen más riesgo de desarrollar un patrón de dependencia. Otro estudio sobre la validación de un inventario corto de adicción al ejercicio identificó dos dimensiones:   1.Elementos generales de la práctica sistemática del ejercicio: El ejercicio como actividad más importante. Uso para regular emociones. Incremento en frecuencia e intensidad (tolerancia). Irritabilidad cuando no se puede realizar. Dificultades para reducir su práctica o dejarla. 2. Conflictos en relaciones interpersonales: Asociados a problemas de alimentación, impulsividad y compulsión. Búsqueda de sensaciones relacionada con la adicción al ejercicio. Impulso y regulación emocional ligados a dificultades en relaciones interpersonales.   ‘Criterios para determinar si hay un problema’ Una revisión de 34 estudios internacionales identifica que entre el 3-7% de las personas que practican ejercicios sistemáticamente y entre el 6-9% de los deportistas están en riesgo de adicción al ejercicio. Este problema se entiende como un continuo entre una práctica saludable y la dependencia: Fase 1: Práctica saludable: El ejercicio se realiza por placer y beneficios para la salud. Fase 2: Ejercicio de riesgo: El ejercicio se convierte en un fin en sí mismo, con efectos emocionales negativos si se interrumpe. Fase 3: Ejercicio problemático: La vida se organiza alrededor del ejercicio, con rigidez en su práctica y conflictos interpersonales. Fase 4: Adicción al ejercicio: La frecuencia e intensidad se incrementan, con trastornos de comportamiento evidentes. ‘Mecanismos de la adicción al ejercicio’ Existen mecanismos fisiológicos y psicológicos que explican la adicción al ejercicio físico. Fisiológicamente, la sensación de euforia relacionada con la disminución de la unión de opioides endógenos y la activación del sistema endocannabinoide, junto con el rol de las catecolaminas y bajos niveles de leptina, contribuyen a esta adicción. Psicológicamente, la sobredimensión del ejercicio como único medio para gestionar el estrés y las emociones puede llevar a síntomas de abstinencia al interrumpirse.   ‘Tocando fondo’ Para muchas adicciones, tocar fondo es un estado que indica un nivel de sufrimiento mayor que los beneficios del consumo. En la adicción al ejercicio, este fondo puede no ser evidente, ya que la actividad no siempre se percibe como un problema. Por ejemplo, Joanna, una joven de 25 años, entrenaba un mínimo de seis horas diarias y compensaba las sesiones perdidas. Sus estudios y trabajo a tiempo parcial se vieron afectados, y su pareja terminó la relación. A pesar de reconocer problemas en su vida, Joanna no podía parar de entrenar. Necesitó ayuda profesional y farmacológica para manejar la ansiedad. La adicción al ejercicio físico, aunque no sea una enfermedad reconocida, no es un problema menor. Afecta la salud, las relaciones, el trabajo y los estudios, y puede abrir la puerta al consumo de estimulantes y otros trastornos psicopatológicos. Este post busca concienciar sobre este problema.

La adicción a la cocaína es una problemática grave que afecta a muchas personas en todo el mundo, y Madrid no es una excepción. La cocaína, una droga estimulante extremadamente adictiva, puede tener efectos devastadores en la salud física y mental, así como en las relaciones personales y profesionales.
Las adicciones, Recuperación y rehabilitación

Entendiendo la Adicción a la Cocaína

Entendiendo la Adicción a la Cocaína La cocaína es una droga estimulante poderosa derivada de las hojas de la planta de coca. Suele presentarse en forma de polvo blanco o como «crack», una forma cristalina que se puede fumar. La cocaína actúa sobre el sistema nervioso central, aumentando temporalmente los niveles de dopamina en el cerebro, lo que produce sensaciones de euforia, energía y alerta. CONTACTA SIN COMPROMISO ‘Mecanismo de Adicción’ El consumo repetido de cocaína altera el sistema de recompensa del cerebro. La dopamina, un neurotransmisor asociado con el placer y la recompensa, se libera en grandes cantidades al consumir cocaína, lo que provoca una intensa euforia. Sin embargo, el cerebro rápidamente se adapta a estos niveles elevados, disminuyendo la capacidad de experimentar placer sin la droga y creando una dependencia física y psicológica. ‘Efectos de la Cocaína’ Los efectos inmediatos del consumo de cocaína incluyen euforia, aumento de energía, disminución del apetito y aumento de la sociabilidad. Sin embargo, también puede causar paranoia, irritabilidad, ansiedad y comportamientos agresivos. Los efectos a largo plazo son aún más preocupantes: Problemas Cardiovasculares: La cocaína puede causar daño al corazón y los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otros problemas cardiovasculares. Problemas Respiratorios: Especialmente en el caso del crack, fumar cocaína puede causar daño a los pulmones y problemas respiratorios graves. Problemas Neurológicos: El uso prolongado de cocaína puede causar daños permanentes en el cerebro, afectando la memoria, el juicio y las capacidades cognitivas. Salud Mental: La adicción a la cocaína está asociada con altos niveles de ansiedad, depresión, trastornos de pánico y psicosis. ‘Tratamiento de la Adicción a la Cocaína en Madrid’ ‘Evaluación Inicial’ El primer paso en el tratamiento de la adicción a la cocaína es una evaluación inicial exhaustiva. Esta evaluación la realiza un profesional de la salud y puede incluir: Evaluación Médica: Para identificar cualquier problema de salud relacionado con el consumo de cocaína. Evaluación Psicológica: Para detectar trastornos de salud mental concurrentes, como depresión o ansiedad. Evaluación Social: Para entender el entorno social y familiar del individuo y cómo estos factores pueden influir en su adicción. ‘Desintoxicación Médica’ La desintoxicación es el proceso de eliminación de la cocaína del cuerpo y es el primer paso crítico en el tratamiento de la adicción. La desintoxicación médica se debe llevar a cabo en  en clínicas especializadas donde se puede proporcionar supervisión médica y apoyo constante. Los síntomas de abstinencia de la cocaína pueden incluir: Depresión Fatiga Sueños perturbadores Ansiedad Deseos intensos de consumir la droga El manejo médico de estos síntomas es esencial para asegurar la seguridad y comodidad del paciente durante este proceso inicial.

Las adicciones, Prevención de adicciones

Gestión del Aburrimiento: Un Factor Clave en el Tratamiento de Adicciones

Gestión del Aburrimiento: Un Factor Clave en el Tratamiento de Adicciones Saber gestionar el aburrimiento es un factor de riesgo crucial que no puede ser pasado por alto en el tratamiento de las adicciones. En la Clínica Recal para el Tratamiento de Adicciones en Madrid, desarrollar estrategias efectivas para la gestión del aburrimiento y el tiempo libre es una prioridad.   Para gestionar el aburrimiento, existen cuatro estrategias principales:   CONTACTA SIN COMPROMISO ‘¿Qué hago con tanto tiempo libre? «Es que no sé estar sin hacer nada». Estas son frases comunes que reflejan la dificultad de muchas personas para manejar el aburrimiento. El aburrimiento es un estado en el que no solemos tomar buenas decisiones, principalmente porque no sabemos estar a solas con la persona con la que estamos obligados a convivir toda la vida: nosotros mismos. En este sentido, el consumo de sustancias se convierte en una de las principales maneras de gestionar el aburrimiento. Actividades cotidianas como fumar, beber, comer en exceso, o ver series de televisión compulsivamente son ejemplos de una mala gestión del tiempo libre. En muchos testimonios de adictos en recuperación se pueden identificar cómo los momentos de ocio y aburrimiento han sido importantes detonantes de sus consumos y recaídas. Debido a ello, es importante analizar este estado y su relación con el uso y abuso de sustancias.   ‘Riesgos del Aburrimiento’ Un artículo publicado en el Journal of Behavioral Decision Making compiló los resultados de tres experimentos sobre la toma de decisiones en situaciones de aburrimiento. Los resultados mostraron que las personas con alta propensión al aburrimiento tienden a tomar más riesgos en ámbitos financieros, éticos, recreativos y de salud o seguridad. Este efecto se observó incluso en personas con buena capacidad de autocontrol, lo que subraya el impacto negativo del aburrimiento.   ‘Causas del Aburrimiento’ El aburrimiento puede ser un indicador afectivo que nos alerta cuando no podemos prestar atención o encontrar significado en lo que hacemos. Este estado sugiere que la actividad en curso ha perdido su valor o significado, similar a una luz de advertencia en un coche. El aburrimiento puede dividirse en tres categorías: Aburrimiento atencional. Aburrimiento por falta de sentido de la actividad. Aburrimiento mixto (falta de atención y sentido de la actividad). ‘Consumo y Aburrimiento’  La relación entre la percepción de no tener nada interesante que hacer y el consumo de alcohol y otras drogas ha sido explorada en varios estudios. Por ejemplo, en Australia se observó que adolescentes y jóvenes que percibían su tiempo libre como insatisfactorio tendían a buscar actividades donde el consumo de sustancias estaba presente. ‘Gestionar el Aburrimiento’ Para gestionar el aburrimiento, existen cuatro estrategias principales:   Regular las demandas cognitivas: Ajustar el grado de complejidad de la tarea para reactivar el interés. Regular los recursos cognitivos: Planificar actividades diarias para evitar el agotamiento cognitivo. Regular el valor objetivo: Resignificar tareas cotidianas para hacerlas más atractivas. Cambiar de actividad: Cuando las otras estrategias no son suficientes, cambiar de actividad puede ser necesario. ‘Conclusión’ El aburrimiento es un estado que puede llevar a malas decisiones y aumentar el riesgo de consumo de sustancias. En la Clínica Recal en Madrid, entendemos la importancia de abordar este estado mediante estrategias efectivas de gestión del tiempo libre y el aburrimiento. Desarrollar estas habilidades no solo es crucial para la recuperación de las adicciones, sino también para mantener una vida equilibrada y saludable. Boris C. Rodríguez Martín PhD

Las adicciones, Recuperación y rehabilitación

Mi hijo se droga y no quiere ayuda. Cómo enfrentarse a una situación devastadora

Mi Hijo se Droga y no Quiere Ayuda: Cómo Enfrentar una Situación Devastadora Descubrir que un hijo está consumiendo drogas es una de las situaciones más dolorosas y aterradoras que un padre puede enfrentar. Esta experiencia puede desencadenar una cascada de emociones: miedo, tristeza, enojo, desesperación y, a menudo, una profunda sensación de impotencia.  Cuando además el hijo no muestra interés en recibir ayuda, la situación se vuelve aún más complicada y angustiante. En este post, exploraremos las razones detrás del consumo de drogas en adolescentes y jóvenes, el impacto que esto tiene en la familia, y estrategias prácticas y emocionales para abordar esta difícil realidad. También hablaremos sobre cómo los padres pueden cuidar de sí mismos durante este proceso y la importancia de buscar apoyo externo. CONTACTA SIN COMPROMISO ‘Comprender el Consumo de Drogas’ Para abordar eficazmente el problema, es crucial entender por qué los jóvenes recurren a las drogas. Algunas de las razones más comunes incluyen: 1. Curiosidad y Experimentación: Muchos adolescentes prueban drogas porcuriosidad o porque quieren experimentar algo nuevo. La adolescencia es unaetapa de exploración y búsqueda de identidad, lo que puede llevar a probarsustancias que ofrecen sensaciones diferentes. 2. Presión de Grupo: Los amigos y el entorno social juegan un papel importanteen la vida de los jóvenes. La presión para encajar y ser aceptado puede llevara algunos a consumir drogas si esto es visto como una norma dentro de sugrupo social. 3. Escapismo y Auto-medicación: Los jóvenes pueden recurrir a las drogascomo una forma de escapar de problemas emocionales, familiares oacadémicos. La ansiedad, la depresión y otros trastornos mentales nodiagnosticados o no tratados pueden llevar al consumo de sustancias comouna forma de auto-medicación. 4. Búsqueda de Placer: Las drogas pueden proporcionar sensaciones de euforiay placer intensas que algunos jóvenes buscan para sentirse bien o divertirse.5. Problemas Familiares: Un entorno familiar conflictivo o la falta de apoyoemocional en casa puede empujar a los jóvenes hacia el consumo de drogas. ‘El Impacto del Consumo de Drogas’ El consumo de drogas no solo afecta al usuario, sino que tiene un impacto significativo en toda la familia. Entre las consecuencias más comunes se encuentran: 1. Deterioro de Relaciones Familiares: El consumo de drogas puede generarconflictos, desconfianza y una ruptura en la comunicación entre padres ehijos. 2. Problemas Académicos y Legales: Los jóvenes que consumen drogas amenudo experimentan una disminución en su rendimiento académico ypueden involucrarse en actividades ilegales para obtener sustancias. 3. Salud Física y Mental: Las drogas tienen efectos adversos en la salud física ymental, incluyendo dependencia, enfermedades y trastornos mentales. 4. Estrés y Ansiedad en la Familia: El miedo constante y la preocupación por elbienestar del hijo pueden generar un alto nivel de estrés y ansiedad en lospadres y otros miembros de la familia. ‘Estrategias para Abordar el Problema’ Uno de los pasos más importantes que los padres pueden dar es fomentar una comunicación abierta y honesta con su hijo. Esto implica: 1.Crear un Entorno Seguro: Asegúrate de que tu hijo sepa que puede hablar contigo sin miedo a ser juzgado o castigado. La empatía y la comprensión son clave para abrir canales de comunicación. 2.Escuchar Activamente: Enfócate en escuchar más que en hablar. Permite que tu hijo exprese sus sentimientos y pensamientos sin interrupciones. Validar sus emociones es crucial para construir confianza. 3.Evitar Confrontaciones: En lugar de acusar o confrontar de manera agresiva, trata de abordar el tema con calma y preocupación genuina. Pregunta cómo se siente y qué necesita. ‘Establecer límites’ Descubrir que tu hijo se droga y no quiere ayuda es una situación desgarradora y compleja. Sin embargo, a través de la comunicación abierta, la educación, la búsqueda de apoyo profesional y el cuidado personal, los padres pueden encontrar maneras de enfrentar esta realidad con amor y firmeza. Aunque el camino hacia la recuperación puede ser largo y desafiante, mantener la esperanza y la paciencia es esencial para apoyar a tu hijo en su lucha contra la adicción. Recordemos que cada familia y cada situación es única, por lo que lo que funciona para unos puede no ser efectivo para otros. La clave está en mantenerse informado, buscar ayuda cuando sea necesario y, sobre todo, nunca perder la fe en la posibilidad de un futuro mejor para tu hijo.

Scroll al inicio